Caracas,
Caracas
New York
Madrid
Hong Kong

Servicio de información sobre el sector bancario y su entorno
Editora: Iraida Farreras Rodríguez

 
Usuario
Contraseña
Recuperar contraseña

Buscar 
deInmediato > Noticias > Públicas

13/11/2017 06:45 am
Banca: efectivo y medios de pago (Por Alejandro Cáribas)

(deInmediato) Los casos de restricción de retiro de efectivo en los últimos años, como lo han sido el de Argentina en 2001 (“corralito financiero”) y el de Chipre en 2013, fueron creados por decisiones gubernamentales, en el primero para frenar la fuga de capitales y proteger al sistema bancario; en el segundo, para evitar la evasión de impuestos a los depósitos bancarios, originado por  el tributo exigido por la Unión Europea como condición para el préstamo de 13.000 millones de euros.

En el caso venezolano la limitación para retirar  efectivo se debe, no a una decisión gubernamental, no a un “corralito financiero”, sino a  la escasez material de billetes (omitimos incluir las monedas por carecer de valor real), cuya demanda encuentra su razón de ser en el galopante proceso inflacionario que exige cada vez una mayor cantidad de billetes para realizar las compras de bienes y servicios.

La situación se ha agravado por varias razones: la injustificada demora en la implantación de un nuevo cono monetario; sucesivos aumentos de salarios, pensiones y jubilaciones, así como del denominado bono alimentario, con la obligación para la banca de pagar todos esos aumentos, con excepción de los salarios, en efectivo;  no asignación de divisas para incrementar los medios electrónicos de pagos como cajeros automáticos y puntos de ventas.  Los cajeros automáticos en buen estado para dispensar efectivo no llegan a 10.000 en todo el país y los puntos de ventas a 500.000, con tendencia a disminuir por la inexistencia de repuestos.

Paralelamente a lo anterior, como ocurre con todo bien escaso, y el dinero efectivo no es una excepción, se conoce por noticias públicas de la existencia de una suerte de “banca paralela”, ajena al sistema bancario nacional, que se dedica a comprar el efectivo a los vendedores informales ofreciendo un porcentaje adicional al valor de los mismos y los revende con un porcentaje de recargo mayor. 

Las dimensiones de las operaciones de esta “banca paralela” y también del supuesto real contrabando de billetes no se conocen, pero en mayor o menor grado contribuyen para que los mismos no lleguen a las instituciones bancarias.

Si bien se han producido respuestas a esa situación: un nuevo billete de cien mil bolívares y un sistema de pago mediante mensaje de texto, las mismas siguen siendo insuficientes para solucionarla.  En el caso del nuevo billete porque su distribución no ha perneado en cantidades suficientes a la banca y en del nuevo medio de pago, no se han incluido aún las personas jurídicas como receptoras de pagos y hasta ahora solo puede pagarse mediante teléfonos inteligentes, a la espera de la inclusión de los teléfonos convencionales.

El sistema bancario no carece de liquidez, por el contrario, presenta en este momento su más alta reservas excedentarias (la posición en el BCV que excede el encaje legal), con una liquidez al mes de septiembre de 2017 del 50,49%, superando en un 50% la del tercer trimestre de 2016 y en más de un 90% la del tercer trimestre de 2015.  El asunto radica en que esa excesiva liquidez no se evidencia en la magnitud requerida en los billetes en circulación, adecuación competencia de las autoridades financieras.

Las instituciones del sector bancario, tanto públicas como privadas, no tienen más alternativa que distribuir el escaso efectivo que reciben del ente emisor, entre el mayor número de clientes e invitarlos a usar los medios de pagos electrónicos.

Corresponde entre tanto a las autoridades financieras acelerar el proceso de incorporación de las personas jurídicas y de los usuarios de teléfonos convencionales para completar el circuito del nuevo medio de pago por mensaje electrónico, de ordenar la impresión de nuevos billetes de mayor denominación y hacerlos llegar en cantidades suficientes a los bancos,  para así contribuir a paliar la escasez de efectivo, sin menoscabo de su obligación de adoptar las medidas dirigidas a abatir la causante del problema: la inflación. (deInmediato)

 
Compartir esta noticia
   
 
 
NOTICIAS RELACIONADAS
· Ni nacionalización de la banca, ni revaluación de activos (Por Alejandro Cáribas)
· La revolución bancaria: ladrillos por bolívares (Por Alejandro Cáribas)
· Del “bachaqueo” crediticio y de los abusos de la banca (Por Alejandro Cáribas)
· Que no cunda el pánico (Por Alejandro Cáribas)
· ABV: Limitaciones de efectivo obedecen a proceso de introducción de nueva gama de billetes de más alta denominación
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Dirección: Calle Sojo, entre Carabobo y Junín, Edif. Granate, Piso 4, Apto. 41-B, El Rosal, Chacao, Caracas Teléfonos: 0212-953.60.62 // 0412-231.39.66.
©2005 Comunicaciones de Inmediato.com, C.A. RIF: J-31264337-4 // Desarrollo web: Enredes