Caracas,
Caracas
New York
Madrid
Hong Kong

Servicio de información sobre el sector bancario y su entorno
Editora: Iraida Farreras Rodríguez

 
Usuario
Contraseña
Recuperar contraseña

Buscar 
deInmediato > Noticias > Públicas

29/07/2019 09:23 am
El recorte de tipos de interés de la Fed parece asegurado. ¿Y después?

(deInmediato)  Reuters. Es previsible que los dirigentes del banco central de EEUU bajen el coste de los préstamos esta semana por primera vez desde el punto más profundo de la crisis financiera hace más de una década. Esa es la parte fácil.

Si esta decisión inaugura una serie de recortes de los tipos de interés de un cuarto de punto porcentual que podrían prolongarse hasta el próximo año, como creen los mercados financieros, o las medidas son más limitadas, es, con mucho, la decisión más difícil a la que se enfrentan los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal.

Una razón: para empezar, no se observa un consenso claro entre los responsables de la Reserva Federal sobre por qué necesitan recortar los tipos de interés, sobre todo teniendo en cuenta que la tasa de desempleo de EEUU está cerca de su nivel más bajo de los últimos 50 años y la economía estadounidense es la que mejor está evolucionando entre las naciones desarrolladas.

¿Es una especie de cobertura contra los riesgos que plantea la desaceleración del crecimiento mundial y las tensiones comerciales? ¿Un paso para impulsar la débil inflación? ¿Una apuesta por reforzar aún más los mercados laborales? ¿Un esfuerzo por corregir las distorsiones en el mercado de bonos? En las últimas semanas, los dirigentes de la Reserva Federal han presentado todas estas ideas y otras.

El presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, incluso convenció brevemente a los mercados de que la Reserva Federal tenía previsto recortar los tipos de interés en medio punto porcentual esta semana, hasta que la Reserva Federal de Nueva York emitió una declaración para explicar que sus comentarios sobre la “vacunación” de la economía contra enfermedades graves eran de naturaleza académica y no tenían por objeto señalar decisiones a corto plazo.

Lo que complica las cosas es el deseo de la Reserva Federal de dejar claro que la relajación de la política monetaria no es una reacción a meses de presión del presidente de EEUU, Donald Trump, para que lo haga.

Los inversores deberían obtener algo de claridad cuando el comité de fijación de tipos de interés de la Reserva Federal publique su declaración de política monetaria a las 2 p.m. EDT (1800 GMT) el miércoles después del final de una reunión de dos días. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dará una conferencia de prensa poco después.

Corrientes cruzadas

Los economistas y los operadores esperan que la Reserva Federal reduzca su tipo de interés en un cuarto de punto porcentual el miércoles, la misma cuantía de las nueve subidas de los tipos de interés que la Reserva Federal aplicó entre 2015 y 2018.

El gran debate en la reunión del 30 y 31 de julio será sobre lo que viene después y cómo comunicarlo, dijo Roberto Perli, economista de Cornerstone Macro.

“Apuesto a que la declaración... dejará la puerta abierta a más, a por lo menos otros 25 (puntos básicos) más adelante”, dijo Perli.

Pero a la pregunta de qué sería necesario que ocurriera, en términos económicos, para que se aplique un nuevo recorte de tipos, dijo: “No creo que tengan una idea clara”.

El tipo de interés de los fondos federales está fijado actualmente entre el 2,25% y el 2,50%. Los operadores de futuros vinculados a los tipos de interés descuentan una caída en puntos porcentuales a finales del próximo año. Pero las perspectivas económicas son muy diferentes de las de las últimas veces que la Reserva Federal ha recortado los tipos de interés.

Desde la última reunión de la Reserva Federal a mediados de junio, los datos económicos sobre las ventas al por menor y la creación de empleo han sido más fuertes de lo esperado, y los pedidos de bienes duraderos, un sustituto de los planes de gasto de las empresas, repuntaron en junio. Al mismo tiempo, las ventas de viviendas en EEUU cayeron, la industria manufacturera se ha debilitado durante meses y las exportaciones han bajado.

El viernes se dio a conocer un informe que mostró que el gasto del consumidor mantuvo a la economía norteamericana en un ritmo de crecimiento del 2,1% durante el segundo trimestre, una desaceleración menor a la esperada. Pero el indicador también subrayó la debilidad de la inversión empresarial y la inflación, factores que han preocupado a Powell.

Es muy probable que las tendencias contradictorias alimenten un fuerte debate durante la reunión sobre si es necesario o no un recorte de los tipos de interés, y puede limitar la cantidad de medidas de alivio que se podrían adoptar.

“Creo que es una exageración pensar que esto es o debería ser el comienzo de un ciclo de relajación; simplemente no está justificado”, dijo Ward McCarthy, economista jefe de EEUU en Jefferies.

Algunos responsables de la política monetaria de la Reserva Federal, como Esther George, presidenta de la Reserva Federal de Kansas City, y Eric Rosengren, presidente de la Reserva Federal de Boston, pueden incluso llegar a manifestar sus reservas con respecto a la flexibilización de la política monetaria con una discrepancia formal.

Más libertad

Aun así, la Reserva Federal tiene mucho con lo que lidiar.

Las crecientes señales de debilidad en Europa y China y la perspectiva de que el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, saque a Reino Unido de la Unión Europea de forma desordenada han aumentado las probabilidades de recortes de tipos en el extranjero, y es muy probable que el Banco Central Europeo flexibilice su estrategia monetaria el próximo mes de septiembre.

Algunos ven las reducciones de tipos en el extranjero como un argumento a favor de la reducción del coste de los préstamos en Estados Unidos.

De hecho, ese ha sido un argumento central de Trump, que ha acusado a los bancos centrales extranjeros de utilizar la política monetaria para devaluar sus monedas, y ha instado a la Reserva Federal a hacer lo mismo.

Al calibrar el próximo paso de la Reserva Federal, los inversores no tendrán un gráfico de puntos o “dot plot” que consultar, al contrario que con cualquier otra decisión del organismo desde que comenzó a publicar en 2012 un diagrama que incluye las previsiones trimestrales de tipos de interés de todos de los responsables de la Fed (de forma anónima).

Debido a que esos pronósticos a veces han estado en desacuerdo con el mensaje político acordado por la Reserva Federal, su ausencia podría hacer más fácil la tarea de Powell.

“No tener las proyecciones este mes les da mucha más libertad de acción para enviar un mensaje en el que digan: ‘Responderemos como sea apropiado’”.

La Reserva Federal también podría poner fin anticipadamente a las reducciones planificadas de su balance de 3,8 billones de dólares, acumulado durante los años de compra de bonos después de la Gran Recesión 2007-2009. En cualquier caso estaba previsto que el proceso —considerado como una forma de endurecimiento de la política monetaria— terminara en septiembre.

Poner fin a esta situación un poco antes de tiempo podría desactivar las críticas de que la política de balance está funcionando en dirección contraria a los movimientos de los tipos de interés. Y si la Reserva Federal decepciona a los mercados señalando que no es seguro que se apliquen nuevos recortes de tipos, dijo Moody, un cambio en el plan de balance podría ser un “premio de consolación”. (deInmediato)

 

Compartir esta noticia
   
 
 
NOTICIAS RELACIONADAS
· El recorte de tipos de interés de la Fed parece asegurado. ¿Y después?
· El BCE deja los tipos sin cambio y retrasa una eventual subida al próximo año
· BCE deja los tipos en mínimo histórico del 0% donde se mantendrán al menos hasta finales de 2019
· Trump critica a la Fed por su política monetaria: "No sabe lo que está haciendo"
· La Fed se dispone a subir las tasas y a poner punto final a la era de relajación monetaria
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Dirección: Calle Sojo, entre Carabobo y Junín, Edif. Granate, Piso 4, Apto. 41-B, El Rosal, Chacao, Caracas Teléfonos: 0212-953.60.62 // 0412-231.39.66.
©2005 Comunicaciones de Inmediato.com, C.A. RIF: J-31264337-4 // Desarrollo web: Enredes